Comer a la hora española es malo para la salud

Según los resultados de un equipo internacional, comer demasiado tarde modifica la composición de las microbiotas intestinal y salival, y puede propiciar el desarrollo de diversos trastornos como la obesidad o algunas enfermedades inflamatorias intestinales.

 

La alimentación puede influir significativamente en la composición de nuestra microbiota y desempeñar un papel en el desarrollo de la obesidad o de las enfermedades metabólicas. Por primera vez, un grupo de investigadores estudió las repercusiones que puede tener la hora de las comidas, concretamente la de mediodía.

Comer pronto o tarde

En España, un grupo de investigadores propuso a diez mujeres jóvenes de peso normal (índice de masa corporal comprendido entre 20 y 24) participar en un estudio que pretendía medir el efecto de los horarios de las comidas en las microbiotas salival y fecal. Las participantes se dividieron en dos grupos: durante una semana, todas desayunaron y cenaron a la misma hora (a las 08:30 y las 21:00, respectivamente). Solo era diferente la hora de la comida: 14:30 en el grupo «pronto», 17:30 en el grupo «tarde» (al fin y al cabo estamos hablando de España). La semana siguiente, todas retomaron sus horarios habituales durante siete días, tras lo cual cambiaron de grupo y fueron objeto de una semana más de seguimiento. Durante todo el estudio se tomaron muestras de saliva al despertar y cada cuatro horas hasta medianoche; también se recogió una muestra fecal al final de cada semana.

Modificación de la flora salival

Una semana de comidas tardías fue suficiente para modificar la composición de la microbiota salival, tanto por la diversidad como por la abundancia de sus microorganismos. Los investigadores descubrieron fluctuaciones diarias en la diversidad de las microbiotas salivales, con una influencia importante de la hora de la comida. Cuanto más tarde se tomaba esta comida, mayor era la diversidad de la microbiota; ahora bien, se sabe que una microbiota salival rica en especies bacterianas diferentes se asocia con un mayor riesgo de obesidad y enfermedades periodontales. Comer más tarde podría, por lo tanto, aumentar este riesgo.

¿Qué sucede con la microbiota fecal?

Las repercusiones en la microbiota fecal fueron menos espectaculares: en las mujeres que comían tarde, se observó una mayor abundancia de especies bacterianas asociadas con un mayor riesgo de enfermedades inflamatorias intestinales, cáncer colorrectal y resistencia a la insulina. La hora de la comida parece, por tanto, tener un papel en el desarrollo de diversos trastornos metabólicos y podría, en este sentido, constituir una herramienta de prevención importante.

 

Bibliografia :

Maria Carmen Collado et al.Timing of food intake impacts daily rhythms of human salivary microbiota: a randomized, crossover study. The Faseb Journal, Vol. 32 No. 4, pp. 2060-2072