¡Inmunoterapia y antibióticos no se llevan bien!

Según un estudio francés, el éxito de la inmunoterapia en el tratamiento del cáncer parece estar asociado a la composición de la microbiota intestinal de los pacientes.

 

La inmunoterapia, una auténtica revolución terapéutica en el tratamiento de algunos tipos de cáncer (melanoma metastásico, cáncer de pulmón, riñón o vejiga), ha fracasado no obstante en ciertos casos.

Para comprender el motivo, un grupo de investigadores franceses de distintos organismos públicos trabajaron en colaboración y observaron que los pacientes tratados con inmunoterapia y que habían sido sometidos previamente a antibioterapia para combatir una infección tenían una tasa de supervivencia más baja que los pacientes que no habían usado antibióticos. Su hipótesis: Esta medicación produce un disbiosis de la microbiota intestinal, que a su vez reduce la eficacia de la inmunoterapia. Analizaron la microbiota de pacientes antes y durante el tratamiento de inmunoterapia y observaron que una buena respuesta al tratamiento estaba asociada a una flora intestinal rica en Akkermansia muciniphila. Su hipótesis sobre la función que desempeñan estas bacterias en la eficacia de la inmunoterapia se confirmó en un estudio realizado con ratones que recibieron un trasplante fecal: únicamente los animales a los que se trasplantó una microbiota favorable evolucionaron positivamente con el tratamiento de inmunoterapia.

La conclusión que extraen los autores del estudio es que la composición de la microbiota de los pacientes afectados por un melanoma metastásico permite predecir su respuesta a la inmunoterapia. Este descubrimiento justifica el interés en desarrollar un enfoque terapéutico que combine bacterias e inmunoterapia.

 

Bibliografia :

Routy B  et al. Gut microbiome influences efficacy of PD-1 based-immunotherapy against epithelial tumors. Science (2 novembre 2017)

http://science.sciencemag.org/lookup/doi/10.1126/science.aan3706