La alimentación: efectos en el comportamiento

Según un estudio reciente, la alimentación podría ser una nueva esperanza terapéutica para un gran número de enfermedades

 

Existen varios medios de modular nuestra microbiota intestinal: consumiendo prebióticos y probióticos o bien cambiando nuestra régimen alimentario. Es el principio del programa The Gut Makeover, cuyo objetivo inicial era lograr la pérdida de peso y solucionar los síntomas digestivos de los participantes (diarrea, estreñimiento, hinchazón, etc.). Durante cuatro semanas, los participantes se someten a la siguiente dieta recomendada: 3 comidas al día compuestas por 5 porciones de verdura y 2 porciones de fruta, proteínas en cada comida y nada de comer entre horas. También tenían indicado masticar de manera prolongada y no contar las calorías. Durante las dos últimas semanas, su alimentación debía integrar alimentos probióticos (leche kéfir, chucrut, miso) y prebióticos (plátanos, cebollas, ajo, etc.), y evitar azúcares, cereales, legumbres, alcohol, cafeína y productos lácteos.

Si bien la dieta cumplía sus objetivos en cuanto a peso y síntomas digestivos, también tuvo otros efectos inesperados: mejora del humor (irritabilidad, ansiedad, depresión), de las funciones cognitivas (memoria, concentración) y del sueño, recuperación de la energía.

Por lo tanto, una alimentación capaz de modular la microbiota intestinal podría jugar un importante papel en la prevención y el tratamiento de diversos trastornos, que van desde el síndrome de colon irritable hasta la enfermedad de Alzheimer, pasando por la depresión, según sugieren los autores del estudio publicado en PLoS One.

 

Bibliografia 
Lawrence K1, Hyde J2. Microbiome restoration diet improves digestion, cognition and physical and emotional wellbeing. PLoS One. 2017 Jun 14;12(6):e0179017. doi: 10.1371/journal.pone.0179017. eCollection 2017.