Se descubre una relación entre la espondilitis y las enfermedades inflamatorias del intestino

La espondilitis y las EII* tienen en común una disbiosis intestinal específica, caracterizada por un exceso de Ruminococcus gnavus.

La espondilitis es una enfermedad multifactorial que asocia inflamaciones articulares y trastornos extraarticulares tales como la psoriasis, inflamaciones de la zona ocular (uveítis) y del intestino (EII). Entre los factores de riesgo se han identificado varios genes, tal como el HLA-B27, y genes que predisponen a las EII. A diferencia de los factores genéticos, los posibles factores ambientales, como la alteración de la microbiota intestinal, que se sospecha que están implicados en la inflamación crónica, han sido poco estudiados.

Para intentar determinar si había una disbiosis específica asociada a la espondilitis, un grupo de investigadores franceses comparó la microbiota intestinal de pacientes con la de personas que padecen artritis reumatoide y personas con buena salud. Si bien la microbiota de ambos grupos de personas enfermas presentaba una disbiosis caracterizada por una menor diversidad bacteriana, únicamente los pacientes afectados por espondilitis y con antecedentes de EII presentaban una tasa de Ruminococcus gnavus 2 a 3 veces superior a la normal durante la fase inflamatoria de su enfermedad. Los investigadores también apreciaron diferencias en la composición de la microbiota de las personas con buena salud según fuesen o no portadoras del gen HLA-B27.

Este gen podría influir en la composición de la microbiota intestinal, favoreciendo una disbiosis en la que habría un exceso de R. gnavus, indican los investigadores. Según ellos, esta disbiosis es específica de la espondilitis y el carácter pro-inflamatorio de la bacteria explicaría la existencia de EII asociadas.

*EII: enfermedad inflamatoria intestinal

Bibliografia
Breban M, Tap J, Leboime A, et al. Faecal microbiota study reveals specific dysbiosis in spondyloarthritis. Ann Rheum Dis 2017;76:1614–1622.