¿Una microbiota intestinal de competición?

Cada vez más estudios muestran los beneficios del ejercicio físico sobre la composición y diversidad de la microbiota intestinal. Pero ¿qué ocurre con los deportistas profesionales? ¿Cómo influye este ecosistema en su rendimiento?

 

Aunque relativamente estable, la composición de la microbiota intestinal puede evolucionar, favorablemente o no, bajo los efectos de numerosos factores (alimentación, entorno, estado de salud, medicamentos...) y tener repercusiones en el metabolismo. Algunos estudios incluso han demostrado los efectos beneficiosos del ejercicio físico sobre su composición y diversidad. Pero ¿qué sucede en los deportistas profesionales que siguen entrenamientos intensivos? Un equipo de investigadores polacos se interesó por esta cuestión y comparó la microbiota de 14 maratonistas y 11 esquiadores de fondo con la de 46 personas sedentarias. El objetivo era investigar una posible asociación entre la intensidad del entrenamiento y la composición bacteriana.

Una microbiota más rica y más diversificada

La microbiota intestinal de los deportistas de alto nivel era globalmente más rica y más diversificada, lo cual supone una mayor capacidad de resistencia a diversas enfermedades. Además, la diferencia era más acentuada cuando su alimentación tenía un elevado valor calórico y era rica en nutrientes (especialmente zinc y cobre). Los deportistas profesionales, grandes consumidores de verduras y alimentos feculentos, albergaban en el tubo digestivo más bacterias implicadas en la degradación de la fibra.

Influencia en el rendimiento deportivo

Su microbiota se distinguía también por la abundancia de bacterias pertenecientes a la gran familia Firmicutes y la escasez de Bacteroidetes; ahora bien, según un estudio reciente, una relación F/B elevada se asociaría a un alto consumo de oxígeno (VO2 máx), elemento clave en los deportistas de alto nivel. Abundante también en los deportistas, la especie Prevotella, bacteria que podría asociarse con un mejor rendimiento físico, estaba sobrerrepresentada en los maratonistas. Otras diferencias: la sobreproducción, en los deportistas, de ciertas moléculas que facilitan la degradación de los azúcares y grasas y que mejoran el rendimiento en los ejercicios de gran intensidad. Entonces, ¿son sinónimos deporte de alto nivel y microbiota de competición? Según los autores, el primero modelaría a la segunda que, a cambio, contribuiría a mejorar el rendimiento deportivo.

 

Bibliografia:

Kulecka M, Fraczek B, Mikula M, et al. The composition and richness of the gut microbiota differentiate the top Polish endurance athletes from sedentary controls. Gut Microbes. 2020;11(5):1374-1384.