Carne roja y enfermedades cardiovasculares: el papel de la microbiota intestinal

¿Por qué los amantes de la carne roja tienen un mayor riesgo cardiovascular? Según un estudio publicado en la revista European Heart Journal, se debe probablemente a una concentración elevada de TMAO, molécula producida por las bacterias de la microbiota intestinal.

 

En modelos animales se demostró anteriormente que existía una correlación entre la microbiota digestiva y un aumento del riesgo de sufrir accidentes cardíacos potencialmente mortales. De hecho, algunas bacterias intestinales son capaces de degradar tres sustancias (colina, fosfatidilcolina y carnitina) presentes en el huevo y sobre todo en la carne roja. El producto de degradación es transportado al hígado, donde se transforma en N-óxido de trimetilamina (TMAO). Esta molécula con gran poder inflamatorio acelera el desarrollo de la ateroesclerosis*, un factor de riesgo confirmado en las enfermedades cardiovasculares. Una dieta rica en carne, huevo y, en general, en alimentos precursores de TMAO, podría exponer a un riesgo cardiovascular elevado.

Comparación de tres dietas

Para confirmar esta hipótesis, 113 voluntarios siguieron 3 dietas con el mismo aporte calórico y con una cuarta parte de contenido proteico procedente de 3 fuentes distintas: carne roja, carne blanca (aves) o vegetales (legumbres, nueces, semillas). Los participantes siguieron cada una de estas dietas durante 4 semanas, separadas por un “periodo de descanso” de 2 a 7 semanas durante el cual comieron con normalidad. Se midió la cantidad de TMAO en sangre y en orina durante el periodo de seguimiento de las 3 dietas.

Proteger a la microbiota de un exceso de carne roja

Al cabo de un mes, las concentraciones de TMAO en sangre eran tres veces más altas en el grupo “carne roja” que en los otros dos grupos. Este aumento se debe a una elevada producción de TMAO por las bacterias intestinales a partir de la carnitina presente en la carne roja y a una disminución de la excreción renal de TMAO. El lado positivo de todo esto es que el aumento de TMAO es completamente reversible y desaparece rápidamente tras sustituir la carne roja por carne blanca o proteínas vegetales. Según los autores, estas observaciones explican el aumento del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y muerte prematura que se observa en grandes consumidores de carne roja y embutidos. Por lo tanto, modificar nuestra dieta podría ser una forma sencilla de cuidar nuestra microbiota y prevenir este riesgo.

 

*depósitos de grasa en la pared interna de las arterias que provocan una obstrucción de la circulación y un endurecimiento de los vasos sanguíneos.

 

Bibliografia : 

Wang Z et Bergeron N, Levison BS et al. Impact of chronic dietary red meat, white meat, or non-meat protein on trimethylamine N-oxide metabolism and renal excretion in healthy men and women. European Heart Journal (2018) 00, 1–13 doi:10.1093/eurheartj/ehy799