La contaminación con ozono podría alterar la microbiota intestinal

Por primera vez, un estudio acaba de demostrar en el ser humano que la exposición a la contaminación ambiental, en particular con ozono, altera la composición y la función de la flora intestinal.

 

El aire que respiramos no solo intoxica los pulmones sino que las partículas finas y los contaminantes atmosféricos también parecen alterar la microbiota intestinal. Aún se desconocen los mecanismos implicados, pero la ciencia ha comenzado a identificar con mayor precisión a sustancias responsables, según un estudio reciente realizado en un centenar de jóvenes californianos expuestos a determinados contaminantes atmosféricos.

Papel del ozono

Tras medir la calidad del aire alrededor del domicilio de los voluntarios y analizar su microbiota intestinal, los investigadores descubrieron que los óxidos de nitrógeno (monóxido y dióxido de nitrógeno generados por el tráfico vial o la producción de energía*) podrían alterar la flora intestinal. Aparentemente, sin embargo, los daños más importantes se deben al ozono que se forma a consecuencia de reacciones entre diversos contaminantes y que podría reducir la diversidad de la microbiota intestinal y alterar su funcionamiento. A juzgar por los resultados del estudio, este contaminante afectaría a cerca de 130 especies bacterianas, frente a solo 9 en el caso de los óxidos de nitrógeno.

Alteración del metabolismo

Una elevada exposición al ozono podría alterar importantes mecanismos celulares tales como el crecimiento celular, la secreción de insulina o la síntesis y degradación de ácidos grasos. Algunos de estos procesos podrían a su vez afectar la integridad de la barrera intestinal y el metabolismo. Según los investigadores, los contaminantes atmosféricos, mediante sus efectos en la microbiota intestinal, podrían desencadenar trastornos metabólicos como la diabetes de tipo 2 o la obesidad.

Luchar contra la contaminación para proteger nuestra microbiota

Será necesario realizar nuevos estudios epidemiológicos para confirmar esta hipótesis, además de estudios en animales para dilucidar los mecanismos precisos mediante los cuales la contaminación afecta a la flora intestinal y favorece la aparición de enfermedades en el ser humano. Aun así, estos resultados preliminares nos recuerdan que la contaminación constituye un grave problema de salud pública y que es importante reducirla.

 

*https://www.ademe.fr/entreprises-monde-agricole/reduire-impacts/reduire-emissions-polluants/dossier/oxydes-dazote-nox/definition-sources-demission-impacts

 

Bibliografia:

Fouladi F, Bailey MJ, Patterson WB, et al. Air pollution exposure is associated with the gut microbiome as revealed by shotgun metagenomic sequencing. Environ Int. 2020;138:105604. doi:10.1016/j.envint.2020.105604