La diabetes gestacional afecta a la microbiota de la placenta

Un número creciente de futuras madres –y sus futuros bebés– tienen que pasar por un embarazo complicado con hiperglucemia. Un estudio muestra las consecuencias nefastas para las bacterias de la placenta, sitio donde se desarrolla la primera flora de nuestra vida.

 

Las mujeres embarazadas no se salvan de la epidemia de diabetes de tipo 2 que azota sin freno al mundo entero. De hecho, uno de cada siete bebés nace de una madre cuya glucemia sube más de lo normal durante el embarazo, un proceso denominado diabetes gestacional. Algunos investigadores comienzan a sugerir que esta diabetes, ya de por sí un riesgo para la madre expuesta de facto a riesgos cardiovasculares, podría afectar a la placenta, por la que transita todo: aporte de nutrientes y de oxígeno, eliminación de desechos, dióxido de carbono y algunos tóxicos, virus y bacterias, además de bacterias de la flora materna (intestinal, oral, vaginal y urinaria).

Una flora placentaria distinta

Un equipo de investigadores chinos recogió muestras de placenta y sangre del cordón umbilical de bebés durante su nacimiento en un hospital de Pekín. La mitad de las madres padecía diabetes gestacional, el resto había tenido un embarazo normal, y todas dieron a luz por cesárea —un criterio que permite eliminar el tipo de parto como factor de sesgo en los resultados—. Se observaron diferencias significativas entre las microbiotas placentarias de ambos grupos, específicamente una menor cantidad de bacterias «buenas» en las madres diabéticas.

Un pastel como herencia

A continuación, los investigadores relacionaron sus resultados con la presencia en la sangre del cordón umbilical de tres hormonas relacionadas con el metabolismo de los carbohidratos y con el desarrollo del feto: insulina, un factor de crecimiento y leptina (una de las hormonas de la saciedad). Se demostró una relación entre algunas bacterias y cada una de las tres hormonas, lo que podría significar que las bacterias placentarias también participan en la gran aventura metabólica del feto. La investigación en este ámbito es aún incipiente, por lo que trabajos futuros deberán explorar este nuevo terreno, especialmente los mecanismos inflamatorios e inmunitarios implicados. El término «placenta» se deriva de la palabra latina que significa «pastel»: ¿azar, coincidencia o señal?

 

Bibliografia :

Zheng J, Xiao X, Zhang Q, Mao L, Yu M, Xu J, Wang T. The Placental Microbiota is Altered among Subjects with Gestational Diabetes Mellitus: A Pilot Study. Front Physiol. 2017 Sep 6;8:675. doi: 10.3389/fphys.2017.00675.eCollection 2017