Microbiota ORL

La microbiota ORL (oreja, nariz, garganta) está formada por tres floras bacterianas diferentes: la microbiota oral, la microbiota auricular y la microbiota nasofaríngea.
Su desequilibrio puede provocar diferentes enfermedades.

El término ORL engloba tres partes del organismo: Oto para las orejas, Rino para la nariz y Laringo para la boca y la garganta.

- La microbiota oral hace que cohabiten más de 700 especies de bacterias, que contribuyen a la buena salud de la boca (dientes, encías, lengua, etc.) y del organismo en general. Si se rompe este equilibrio (disbiosis) debido a una higiene bucal insuficiente, a una bajada de las defensas o por motivos genéticos, pueden producirse infecciones locales (caries, periodontitis, etc.), que pueden emigrar y provocar enfermedades más graves, como las enfermedades cardiovasculares. La higiene y el cuidado bucodental siguen siendo el método de prevención más eficaz.
- En el conducto auditivo externo, la composición de la microbiota auricular se asemeja a la de la piel. Algunos trabajos recientes han puesto de manifiesto la presencia inofensiva de Alloiococcus otitis y de Corynebacterium otitidis, dos especies bacterianas que hasta ahora estaban asociadas exclusivamente a infecciones del oído medio. Este hallazgo sugiere que el conducto auditivo externo podría actuar como depósito de infecciones para el oído medio.
- Aunque está cerca de la microbiota oral, la microbiota nasofaríngea, que tapiza las vías nasales y la faringe, está formada por gérmenes muy diferentes.

El análisis de la esfera ORL y de su microbiota podría servir para diagnosticar en una etapa precoz algunas de las enfermedades que aparecen en caso de disbiosis y participar en el desarrollo de una medicina personalizada, a base de probióticos.

Patologías

Actuar sobre la microbiota

Los probióticos pueden afectar el equilibrio de la microbiota. Descubre sus diferentes modos de acción.