Definir mejor los bancos de heces para promover el uso del trasplante

El 22 de junio de 2019, varios expertos internacionales en materia de trasplante de microbiota fecal comúnmente llamado trasplante de heces se reunieron en Roma con el objetivo de definir la orientación que conviene dar al desarrollo de los bancos de heces para facilitar el acceso a esta técnica.

 

Aunque el trasplante de microbiota fecal (TMF) se ha convertido en un tratamiento reconocido de la infección recurrente por Clostridium difficile (ICD), no tiene el auge que debería. Las causas son la falta de centros especializados, las dificultades para conseguir donantes y la complejidad de los procedimientos. Si se liberara a los hospitales de la carga burocrática, los bancos de heces podrían facilitar la difusión de esta técnica. Pero existen demasiadas diferencias en su legislación, organización y estructura como para ofrecer las mismas garantías a todos.

Unos treinta expertos se reunieron para establecer una definición única del banco de heces y elaborar una guía de buenas prácticas. Después de revisar la literatura científica, llegaron a un consenso sobre 6 temas: 1) principios generales del TMF y del banco de heces; 2) selección y cribado de los donantes; 3) recolección, preparación y conservación de las heces; 4) servicios y clientes; 5) registros, seguimiento de los resultados y cuestiones éticas; 6) actualización de las aplicaciones clínicas del TMF.

Principales recomendaciones

Estas son algunas de las 40 recomendaciones emitidas, que pretenden mejorar la seguridad de la donación de heces:

• Se garantizará la protección de los datos personales.

• Solo un gastroenterólogo, un microbiólogo o un especialista en enfermedades infecciosas con experiencia en TMF, podrán ser candidatos a dirigir un banco de heces.

• Las suspensiones fecales se usarán exclusivamente para el tratamiento de la ICD y la investigación, siempre que los estudios hayan sido aprobados.

• Los bancos de heces dependerán de las autoridades de regulación de su país respectivo.

• La donación de microbiota fecal se realizará sobre la base del voluntariado, pero podrá dar lugar a una compensación financiera según el país y la reglamentación vigente.

• Para la selección de donantes se aplicará un cuestionario que evaluará todos los factores de riesgo y que se repetirá antes de cada donación. Condiciones: tener idealmente menos de 50 años y estar exento de infecciones multirresistentes.

• La trazabilidad de las heces se basará en un código de barras único; no habrá que sobrepasar las 6 horas entre su obtención y su almacenamiento a -80°C durante 2 años como máximo.

• Por último, los expertos sugieren ampliar las indicaciones del TMF a los casos de ICD más severos, así como a los niños.

 

Bibliografia :

Cammarota G, Ianiro G, Kelly Colleen R. et al. International consensus conference on stool banking for faecal microbiota transplantation in clinical practice. Gut 2019; 68: 2111–2121. https://gut.bmj.com/content/68/12/2111