¿está la microbiota intestinal implicada en ciertos acv?

Los angiomas cavernosos cerebrales, o cavernomas, son malformaciones de los vasos sanguíneos del cerebro. Anormalmente dilatados, se aglomeran en forma de bolas. Algunas formas, denominadas familiares, se ven favorecidas por mutaciones genéticas recientemente identificadas. Generalmente asintomáticos, los cavernomas a veces pueden provocar problemas neurológicos (dolor de cabeza, problemas de visión, epilepsia, etc.). Por muy pequeño que sea, el principal riesgo es que se produzca una hemorragia cerebral.

Un grupo de investigadores, cuyos trabajos están publicados en Nature, acaba de demostrar que el receptor de las células del hospedador, cuya función es reconocer los diferentes gérmenes, está implicado en el desarrollo de los cavernomas. Cuando este receptor se activa debido a la presencia de determinadas bacterias, la formación del angioma cavernoso se acelera; por el contrario, cuando se bloquea este receptor se puede prevenir su formación. Por último, estos investigadores demuestran que los ratones axénicos (sin microbiota) y los ratones que han sido sometidos a un tratamiento antibiótico para eliminar su microbiota están protegidos contra esta enfermedad. Estos resultados ponen de relieve el papel directo de la microbiota intestinal y la convierten en un potencial blanco terapéutico para el tratamiento de esta anomalía vascular.

 

Bibliografia :
Alan T. Tang et al. Endothelial TLR4 and the microbiome drive cerebral cavernous malformations. Nature 545, 305–310 (18 May 2017) doi:10.1038/nature22075