con un beso se intercambian 80 millones de bacterias

Un estudio holandés revela que cuanto más besa usted a su pareja, más bacterias  comparten.

Los investigadores se sienten fascinados por la función del beso en el ser humano, el único mamífero del planeta que besa «con lengua». ¿Es un indicador de compatibilidad entre dos personas? ¿Un factor de inmunización de las mujeres contra un agente teratógeno? El enigma no se ha resuelto aún. Sin embargo, estas hipótesis sugieren un papel importante de la microbiota bucal.

Para comprender el efecto de un beso prolongado en este ecosistema, investigadores holandeses han estudiado a 21 parejas. En su estudio publicado en la revista Microbiome, han observado que la microbiota de la lengua presenta más similitudes entre una pareja, que entre dos desconocidos. ¿Un efecto de los besos intercambiados por las parejas? La realidad no es tan romántica... Este mimetismo sería más bien un efecto a largo plazo de las costumbres compartidas a diario en términos de alimentación e higiene corporal. Por su parte, las microbiotas salivares, distintas tanto en el seno de  una pareja como entre dos individuos cualesquiera, tienden a parecerse según la frecuencia de los besos, ¡que provocan un intercambio de 80 millones de bacterias! Y aunque colonicen únicamente la superficie bucal del compañero o compañera de forma transitoria, no dejan de ser esenciales para la constitución de la microbiota bucal. Los autores de este estudio afirman que la identificación de los factores capaces de determinar su estado (permanente o transitorio) podría contribuir al desarrollo de nuevas estrategias preventivas o terapéuticas de enfermedades infecciosas de la boca.

Bibliografia
Remco Kort et al. Shaping the oral microbiota through intimate kissing. Microbiome, 2014, 2:41 http://www.microbiomejournal.com/content/2/1/41