¿Cuidar de su microbiota intestinal para prevenir complicaciones de la gripe?

Un equipo de investigadores franceses descubrió que la gripe puede alterar el equilibrio de la flora intestinal, debilitando las defensas inmunitarias pulmonares y favoreciendo el desarrollo de superinfecciones bacterianas.

 

Cada invierno, millones de franceses contraen la gripe1. A pesar de las campañas de vacunación y de los tratamientos, las personas más vulnerables pueden desarrollar complicaciones, a veces mortales. Las formas más graves suelen estar relacionadas con neumonías causadas por superinfecciones bacterianas. Según los resultados de un estudio reciente publicado en una prestigiosa revista científica, la microbiota intestinal podría estar implicada en este proceso.

Desequilibrio en la flora intestinal

Ya se ha demostrado que la flora intestinal desempeña un papel fundamental en el funcionamiento del sistema inmunitario. Durante este estudio realizado en ratones, en los casos de infección por el virus de la gripe se observó un desequilibrio transitorio en la composición y actividad de la microbiota intestinal (disbiosis), acompañado de una reducción considerable en la producción de ácidos grasos de cadena corta (AGCC)2. Dichos AGCC, sobre todo el acetato, pueden actuar lejos de los intestinos, por ejemplo, estimulando la actividad antibacteriana de ciertas células inmunitarias presentes en los pulmones (macrófagos). En resumen, en los casos de gripe, la disbiosis podría reducir la producción de acetato, comprometiendo las defensas inmunitarias pulmonares y la protección de los pulmones contra las bacterias.

Papel de la dieta

Este desequilibrio intestinal no se debe directamente al virus sino que parece ser inducido por la reducción del consumo de alimentos relacionado con la disminución del apetito, un síntoma frecuente de la gripe. Por lo tanto, para preservar la integridad de la microbiota intestinal y reforzar las defensas inmunitarias, se recomienda consumir alimentos con un alto contenido de fibra (verduras, frutas, legumbres). Además, no es nada aconsejable reducir su aporte de calorías o ayunar durante los períodos de epidemia.

Nuevas estrategias terapéuticas

Los científicos demostraron que, en ratones, el tratamiento con acetato era capaz de corregir esta sensibilidad a las superinfecciones bacterianas. Así pues, a la luz de estos estudios, un tratamiento a base de acetato o moléculas similares podría representar una valiosa herramienta. Además, se tendrá que evaluar el uso de prebióticos o probióticos como estrategias terapéuticas.

 

1 Datos de la Agencia nacional francesa de salud pública https://www.santepubliquefrance.fr/maladies-et-traumatismes/maladies-et-infections-respiratoires/grippe

2 AGCC: ácidos grasos de cadena corta. Son sustancias derivadas de la fermentación de la fibra alimentaria por parte de ciertas bacterias intestinales

 

Bibliografia:

Sencio V, Barthelemy A, Tavares LP, et al. Gut Dysbiosis during Influenza Contributes to Pulmonary Pneumococcal Superinfection through Altered Short-Chain Fatty Acid Production. Cell Rep. 2020;30(9):2934–2947.e6. doi:10.1016/j.celrep.2020.02.013