Simbióticos


Los simbióticos son productos que contienen a la vez prebióticos y probióticos, y cuyo objetivo es restaurar y/o mantener la buena salud de la  microbiota intestinal. 

En un organismo sano, la flora intestinal (o microbiota) está compuesta por unos 100 billones de gérmenes que viven en perfecta armonía para formar un ecosistema estable. Este equilibrio puede romperse bajo el efecto de determinados medicamentos (especialmente antibióticos), infecciones o enfermedades. Esta disbiosis, a su vez, está implicada en diversas patologías. 

Los simbióticos, para lograr un efecto sinérgico entre probióticos y prebióticos

El tratamiento de la disbiosis puede consistir en la administración de probióticos y de prebióticos, con propiedades complementarias. 

  • Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando se ingieren en cantidades suficientes, producen un efecto beneficioso en la salud del huésped. Los probióticos principales son levaduras, lactobacilos y bifidobacterias, que poseen el estatus de medicamento, de suplemento nutricional, o que están presentes de forma natural en productos lácteos fermentados.
  • Los prebióticos son fibras no digeribles del régimen alimentario que estimulan de forma selectiva, en el nivel del colon, el crecimiento de bacterias de la microbiota que presentan un efecto positivo en la salud del hospedador. Estas fibras alimentarias no digeribles están presentes en algunos alimentos como las endibias, las bananas, los puerros, etc. 

Estas sustancias pueden combinarse en un único producto, denominado simbiótico.  El objetivo de esta asociación es poder beneficiarse de las propiedades de ambos productos.