La microbiota cutánea sometida a las radiaciones de los teléfonos celulares

Las ondas electromagnéticas emitidas por los teléfonos móviles perturbarían el ecosistema microbiano de la piel, según los resultados de un estudio publicado en el Journal of Microbiology.

Los teléfonos celulares y otros aparatos electrónicos han invadido nuestra vida cotidiana, hasta el punto de que actualmente nos sería muy difícil renunciar a ellos. Por lo tanto, hay quienes se preocupan por el peligro potencial al que nos exponen los campos electromagnéticos que producen. Varios estudios han demostrado su impacto en el sueño, el ritmo circadiano y las hormonas tiroideas; debido a su proximidad con el cerebro, la Organización Mundial de la Salud (OMS) los ha clasificado como agentes "potencialmente cancerígenos". No obstante, se desconoce su efecto sobre la microbiota cutánea, asociada a numerosas patologías.

Las muestras de piel humana tomadas de las manos, mejillas y mentón de 4 voluntarios con uso moderado o alto de su teléfono móvil fueron sometidas a campos electromagnéticos (campos de radiofrecuencia y estáticos) comparables a los producidos por un teléfono portátil. Tres especies bacterianas cultivadas en laboratorio: Escherichia coli, Pseudomonas aeruginosa y Staphilococcus epidermidis también se probaron en este estudio. Los campos electromagnéticos tuvieron efectos variables en el crecimiento de la bacteria según las especies, acelerando el de unas y frenando el de otras; para sorpresa de los investigadores, las alteraciones observadas en las muestras de piel humana son más frecuentes en las personas que utilizan menos el teléfono celular. Su hipótesis es la siguiente: la microbiota no ha tenido tiempo de adaptarse a las ondas electromagnéticas, a diferencia de la de aquellos que utilizan el celular con mucha frecuencia, que probablemente ha procedido a seleccionar las cepas más resistentes a las ondas. Ahora bien, esta disbiosis podría  volver a la microbiota cutánea más vulnerable a las infecciones provocadas por gérmenes patógenos u oportunistas. En opinión de los autores, estos resultados confirman la sospecha de que las radiaciones de los teléfonos móviles son nocivas para la salud y debe hacerse un mejor uso de estos aparatos.

Source :
Crabtree et al. The response of human bacteria to static magnetic field and radiofrequency electromagnetic field. Journal of Microbiology (2017) Vol.55, N°10, pp. 809-815