Los surfistas contribuyen a la resistencia a los antibióticos

Un estudio británico indica que los surfistas tienen mayor riesgo de contaminación por bacterias resistentes a los antibióticos presentes en el agua del mar.

 

La resistencia bacteriana a los antibióticos se ha convertido en un problema mundial de salud pública. Se calcula que, para el año 2050, las bacterias resistentes podrían causar cerca de 10 millones de muertes al año. Si se comprendiera mejor cómo contaminan estas bacterias a las personas, se podrían desarrollar estrategias de lucha más adecuadas. Por ello, un equipo de investigadores decidió estudiar la presencia de Escherichia coli resistente en el agua de las playas británicas... y en los intestinos de los surfistas.

97 lugares estudiados

Estudios recientes han demostrado que nadar en el mar aumenta el riesgo de padecer infecciones gastrointestinales y que la bacteria E. coli está implicada a menudo en este tipo de infecciones. Aunque es muy común, esta bacteria no es peligrosa; sin embargo, las formas resistentes a los antibióticos, cada vez más numerosas, pueden dificultar el tratamiento de infecciones aun benignas. Los investigadores de la Universidad de Exeter llevaron a cabo un estudio de dos fases. Primero muestrearon y analizaron el agua de mar de 97 lugares de las costas inglesas y galesas, y luego compararon muestras de heces procedentes de 143 surfistas y de 130 habitantes de esas regiones que no nadaban en el mar.

2,5 millones de baños en el mar en riesgo

Los análisis revelan la presencia de dos tipos de bacterias resistentes a los antibióticos en el 15% y 11% de las muestras de agua de mar. Aunque la concentración de dichas bacterias en el agua era baja (0,12% y 0,07%), los investigadores estiman que en el Reino Unido en 2015, nada menos que 2,5 millones de baños en el mar pudieron conducir a una contaminación. Las muestras de heces indican que los aficionados al surf presentan un riesgo entre tres y cuatro veces mayor de ser colonizados por E. coli resistente a los antibióticos.

Si bien ser portador de dichas bacterias no tiene incidencia directa en la salud, puede complicar el tratamiento de una infección leve, por un lado, y contribuir a la diseminación de la resistencia a los antibióticos, por el otro. «Esperamos que estos resultados ayuden a los dirigentes políticos y a los responsables de las playas y de las compañías de aguas a actuar para mejorar la calidad de las aguas en interés de la salud pública», comentó2 el doctor Will Gaze, encargado de estos trabajos de investigación.

 

Bibliografia :

1. Leonard A, Zhang L. Balfour A et al. Exposure to and colonisation by antibiotic-resistant E. coli in UK coastal water users:         Environmental surveillance, exposure assessment, and epidemiological study (Beach Bum Survey). Environment International   Pathogens 2018 ; in press

2. Comunicado de prensa de la Universidad de Exeter

    https://www.exeter.ac.uk/news/featurednews/title_631842_en.html