Les microbiotes

Conjunto de microorganismos (bacterias, levaduras, hongos, virus) que viven en un entorno específico denominado microbioma, en un hospedador animal o vegetal.

La microbiota humana corresponde al conjunto de microorganismos que han colonizado su cuerpo y con los que cohabita: principalmente bacterias, pero también virus, hongos, levaduras y protozoos. Su composición difiere según las superficies colonizadas: distinguimos la microbiota cutánea, la microbiota vaginal, la microbiota urinaria, la microbiota respiratoria, la microbiota ORL y la microbiota intestinal, que anteriormente se denominaba flora intestinal y es la más importante con diferencia con sus 100 billones de gérmenes.

Disbiosis

La disbiosis es el reflejo de un desequilibrio entre la microbiota y su hospedador, que es el resultado de alteraciones en la composición de la flora bacteriana. Está asociada a un cierto número de enfermedades.

En el caso de una persona sana (el hospedador), la flora microbiana (o microbiota) está compuesta por un conjunto de microorganismos, bacterias, hongos y virus que viven en armonía en un sistema perfectamente estructurado. El hospedador y su microbiota mantienen relaciones estrechas e interactúan para el buen funcionamiento de cada uno.

Pero hay varios acontecimientos que pueden alterar este equilibrio:

•    Tratamientos farmacológicos (antibióticos  en particular)
•    Infecciones virales, bacterianas o parasitarias
•    Deficiencia inmunitaria
•    Diferentes enfermedades
•    Cambio brusco de ambiente o de alimentación
•    Estrés

Todos estos factores pueden provocar una alteración de la microbiota de una forma más o menos duradera: las bacterias nefastas (patobiontes) pueden volverse dominantes, las bacterias protectoras más escasas y la diversidad microbiana menos rica.
 

La disbiosis, ¿causa o consecuencia de enfermedades?

La disbiosis de la microbiota intestinal aparece mencionada en muchas enfermedades digestivas y metabólicas. Asimismo, podría estar implicada en ciertas enfermedades neuropsiquiátricas y neurodegenerativas. Por esto, los investigadores todavía desconocen si la disbiosis es una causa o una consecuencia de estas enfermedades. La hipótesis es la del círculo vicioso: la disbiosis se vería influenciada por factores genéticos y ambientales, pero también jugaría un papel en la aparición y gravedad de estas enfermedades.
 

Tratamiento de la disbiosis

Para reequilibrar su microbiota, fomentaremos la presencia de microorganismos beneficiosos mediante el consumo de probióticos, prebióticos y simbióticos. En paralelo, se debe adoptar un régimen alimentario en el que destaquen los alimentos ricos en fibras (alcauciles o alcachofas, ajo, cebollas, etc.) y los fermentados (chucrut), fuentes de prebióticos. En los casos más preocupantes, se utilizará el trasplante fecal para corregir la disbiosis.